La añoranza de los momentos pasados o la preocupación por el futuro te impide estar en tu presente y disfrutar de cada momento como lo que es. Un instante irrepetible y único.

El momento presente es lo único que en realidad tienes; a tu pasado solo puedes llegar a través del filtro, no siempre objetivo, de tu memoria. El futuro es el reino del deseo, la fantasía y a veces…del miedo.

Por ello, para que no se te escape la vida sin apenas haberla sentido, céntrate en lo que estés haciendo. No permitas que tus pensamientos te secuestren y sea lo que sea lo que estés haciendo hazlo con atención y ancla tu mente a esa actividad. Dejándonos guiar por los maestros del zen: Si caminas camina, si escuchas música escucha música, si ríes ríe. Si lloras, llora.

No ignores ni ocultes tus emociones, por muy dolorosas que en tu presente puedan llegar a ser. Los sentimientos te conectan contigo, con tus propósitos, por lo que ser fiel a ellos  y cuidarte desde tu dolor es una de las mejores formas de manifestar amor hacia ti.

Porque el amor hacia ti, el tan mal entendido por algunos en nuestra cultura, el amor propio, es el sentimiento más valioso a sentir hacia cualquier otro ser vivo. El amor hacia ti hace que busques bienestar y te permitas reconocer tus limitaciones, errores, desaciertos. Desde el amor te puedes aceptar con honestidad y desde ahí edificar relaciones sólidas basadas en el amor y el respeto.

Cuídate y responsabilízate de ti, eres la persona más importante de tu mundo; si te olvidas de ti todo se difumina. Desea y permite que tus aspiraciones guíen tus decisiones, el trabajo para conseguir lo que te propones es una de las mejores muestras de amor propio y de honestidad con las que te puedes obsequiar.

Suelta lo que te hace daño, abandona lo que no  te permite crecer y los pensamientos que te limitan. Vive para aprender, cuanto menos resistencia pongas al cambio de la vida más natural te será disfrutar plenamente de tu presente.

No permitas que tu paz emocional se subordine a segundas personas o situaciones. Tu armonía emocional está en ti, cuando conectas con tu momento presente.

“Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”

Atribuido a G.Buda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar