Sentir cierto nivel de ansiedad durante el embarazo es algo bastante común, sobre todo en las madres primerizas, debido al gran cambio de vida que se atisba en el horizonte.

 

Sin embargo estos miedos e inseguridades pueden sobrepasar cierto límite, condicionando nuestra vida e impidiéndonos llevar a cabo las actividades normales del día a día. Es entonces cuando la ansiedad se convierte en un problema que necesita ser solucionado.

 

Causas de la ansiedad durante el embarazo

Cualquier situación nueva y desconocida puede llegar a generar un estado mantenido de ansiedad. Para algunas mujeres la incertidumbre que genera un primer embarazo es suficiente para que la ansiedad las acompañe en el día a día durante ese importante período de sus vidas.

Además no debemos olvidar los importantes cambios corporales y hormonales que se dan en el cuerpo de la mujer durante el periodo de gestación, cambios que pueden contribuir a magnificar la extrañeza ante una situación ya de por sí novedosa.

 

Pensamientos frecuentes durante el embarazo

Junto a los cambios corporales, también pueden darse una serie de pensamientos que pueden contribuir a la generación de un cuadro ansioso:

  • Gran preocupación por el estado de salud del bebé en todo momento
  • Temor al parto: miedo a las consecuencias del mismo o incluso a sentir dolor al dar a luz
  • Descenso de la autoestima como consecuencia de los cambios físicos que se producen durante la gestación.
  • Miedo a no saber desenvolverse como madre
  • Estrés añadido por no poder resolver las demandas externas de igual manera que antes

Todo lo anterior son pensamientos perfectamente normales que cualquier mujer puede tener en mayor o menor medida durante la gestación. Sin embargo, es necesario distinguir el punto que sobrepasa una «preocupación normal y adaptativa» a una preocupación desadaptativa que interfiere en nuestro funcionamiento normal.

Si detectamos que hemos sobrepasado ese límite, será conveniente dar los pasos necesarios para buscar ayuda profesional.

 

Consecuencias de sentir ansiedad durante el embarazo

Hay numerosos estudios que encuentran una gran relación entre la ansiedad materna durante ciertos momentos del embarazo y problemas emocionales y de conducta en la infancia. Estas consecuencias son generalmente atribuídas al efecto que tiene el cortisol (la hormona del estrés) al atravesar la placenta y llegar al organismo del feto.

 

Consecuencias biológicas y perinatales

  • Parto prematuro: Se encuentra una relación entre el nivel de ansiedad de la madre durante el embarazo y el momento de nacer. En este sentido, a mayor ansiedad mayor prematuridad.
  • Menor peso en el momento del nacimiento
  • Retraso del crecimiento fetal en distintos momentos de la gestación
  • Malformaciones genéticas: El estrés y la ansiedad graves durante el embarazo pueden provocar ciertas malformaciones como el labio leporino.

 

Consecuencias conductuales y del neurodesarrollo

Además de las consecuencias biológicas y perinatales que acabamos de comentar, existen otras consecuencias relacionadas con el neurodesarrollo que solo pueden detectarse con el paso del tiempo.

  • Problemas de atención e hiperactividad: En este caso la asociación es fuerte entre el nivel de ansiedad experimentado por la madre durante la gestación y la aparición de problemas de atención e hiperactividad en los niños.
  • Problemas de conducta .

 

¿Hay algún momento más vulnerable durante el embarazo?

Varios estudios han demostrado que las probabilidades de que se produzcan las consecuencias anteriores aumentan dependiendo del momento de la gestación en que la madre experimenta esos niveles de ansiedad tan acentuados.

En este sentido parece ser que hay dos momentos de mayor vulnerabilidad, concretamente lo que se conoce como el embarazo precoz (que va desde la semana 12 hasta la 22) y durante la semana 32.

 

Cómo gestionar la ansiedad durante el embarazo

La ansiedad de por sí es un problema difícil de tratar debido a la multitud de causas que lo pueden originar. En el caso de una mujer embarazada el mantenimiento y preservación de la salud ocupa un lugar primordial debido al importante proceso que está atravesando. En este sentido seguir una buena alimentación y un descanso adecuado es algo vital.

Además, la psicoterapia y, en concreto, el tratamiento cognitivo conductual pueden ayudar a gestionar esos pensamientos y emociones que se encuentran desbordadas durante el embarazo.

También los ejercicios de respiración o incluso la meditación pueden ayudar a que la futura madre conecte de una manera más profunda con su cuerpo y con las sensaciones que allí se producen y se desvincule un poco más de lo que sucede en su cabeza. En este sentido, la meditación en atención plena (también conocida como mindfulness) es una herramienta fantástica para conseguirlo.

El contexto también es importante, en este sentido es primordial que la madre tenga la seguridad y confianza de contar con un círculo de ayuda cercano, ya sea formado por familiares o amigos, que le puedan echar una mano en algún momento de necesidad.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Psicóloga en Madrid Mª José González

Autoestima, Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4

Madrid

28013

+34 678 00 16 30