El miedo al fracaso es una de las principales barreras que nos bloquean y nos impiden alcanzar nuestros objetivos. A continuación analizaremos este concepto y propondremos una serie de estrategias que te ayudarán a superar este miedo tan limitante.

Es importante señalar que el miedo al fracaso en sí mismo no es una emoción negativa siempre y cuando nos permita intentar llevar a cabo nuestros objetivos. Sin embargo en este artículo haremos referencia al miedo al fracaso cuando sea limitante y nos paralice.

 

Qué es el miedo al fracaso

El miedo es una emoción adaptativa que nos ha ayudado a superar peligros a lo largo de la evolución del ser humano. A día de hoy los peligros que amenazaban nuestras supervivencia hace miles de años prácticamente están superados.

Sin embargo seguimos contando con una serie de miedos más relacionados con la posibilidad de perder aquello que tenemos en este momento. Y precisamente es en este punto donde surge el miedo al fracaso.

 

¿Por qué surge este miedo?

Una de las principales características del ser humano consiste en la posibilidad de reinventarse y acometer nuevos proyectos o metas a medio o largo plazo. Todo ello con el objetivo de pasar de una situación actual «A» a una situación futura e hipotética que llamaremos «B».

Nos embarcamos en estos proyectos porque pensamos que la situación futura «B» será mejor que la situación actual «A». Sin embargo no debemos olvidar que también existe un pequeño riesgo a que las cosas no salgan como pensamos y que el escenario futuro acabe siendo peor que la situación presente.

En este sentido el miedo al fracaso está muy relacionado con la incertidumbre y la imposibilidad de conocer el futuro con exactitud. Además, el miedo a perder lo que tenemos en el momento presente, puede provocar que nos paralicemos y decidamos no intentar llevar a cabo ese proyecto que podría ampliar nuestros horizontes y mejorar nuestra vida.

 

3 comportamientos que refuerzan tu miedo al fracaso

Existen una serie de conductas y comportamientos que refuerzan nuestro miedo al fracaso cuando las llevamos a cabo.

 

Procrastinación

La procrastinación consiste en el hecho de posponer o postergar determinadas actividades.

Existen varias razones para caer en la procrastinación. En ocasiones la pereza puede esconderse detrás del hecho de posponer una tarea. Sin embargo en otras ocasiones la verdadera razón que se esconde detrás de la procrastinación es el miedo al fracaso.

Preferimos procastinar como una forma de evitación ante el malestar que nos provoca la incertidumbre de una situación futura. Esta evitación refuerza la propia procrastinación y por lo tanto incrementa nuestro miedo al fracaso por no enfrentarnos a él.

 

Perfeccionismo

Intentar realizar las cosas de la mejor manera posible siempre es algo positivo. Sin embargo cuando perseguimos la perfección y nos frustramos al no conseguirla, podemos caer en la tentación de no seguir intentando lograr nuestros objetivos.

Si permitimos que el perfeccionismo nos limite, también estaremos alimentando el miedo al fracaso.

 

Dispersión

Podemos decir que la dispersión es una forma de procrastinación. Nuestra vida está formada por una serie de ámbitos, objetivos y tareas y cada una de ellas debe tener un orden de importancia y prioridad.

En ocasiones, y de manera casi inconsciente, elegimos implicarnos en una serie tareas fáciles y no prioritarias como una manera de evitar la tarea realmente importante pero que nos genera cierta inquietud.

Un observador externo podría pensar que seguimos implicados en el trabajo al no parar de hacer cosas. Sin embargo realmente estamos utilizando la dispersión como una forma de procrastinación.

 

Cómo superar el miedo al fracaso

Como comentábamos anteriormente, lo realmente importante no es superar este miedo, sino seguir actuando a pesar de su aparición. A pesar de ello, sí que podemos enumerar una serie de técnicas o estrategias para evitar que nos limite.

Sé realista

En ocasiones el miedo al fracaso surge por valorar los riesgos de forma poco realista y extremadamente negativa. Dibujamos en nuestra cabeza el peor escenario posible y nos lo creemos en su totalidad.

Aprende a evaluar el riesgo

Intenta pensar en lo peor que podría pasar y sobre todo qué probabilidades existen de que eso ocurra. Es importante no utilizar esta evaluación como una forma de evitación para no sentir el miedo.

Rebaja el nivel de incertidumbre

Comentábamos anteriormente que detrás del miedo al fracaso suele esconderse una baja tolerancia a la incertidumbre. Puedes intentar encontrar más información sobre eso que desconoces (siempre que no utilices la búsqueda de información como una forma de evitación) o también puedes consultar a un experto para que te ayude a resolver tu problema.

Empieza a fallar 

Cualquier persona, tenga más o menos conocimientos de psicología, sabrá que la mejor manera de superar tus miedos es enfrentarte a ellos.

¿Te da miedo fallar o fracasar en algo? Pues fracasa intencionadamente. Quizá de esta manera compruebes que la mayor parte de tus miedos eran completamente infundados y no ha sucedido nada de lo que temías.

Espero que estas pautas te hayan ayudado a comprender un poco más cómo funciona el miedo al fracaso y sepas cómo actuar cuando te invada. Sin embargo siempre puedes consultar a alguien especialista en miedos y ansiedades para que te ayude.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Psicóloga en Madrid Mª José González

Autoestima, Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4

Madrid

28013

+34 678 00 16 30