• Salud Emocional

  • Pareja

    25 años de experiencia en Psicología y Psicoterapia

  • Desarrollo Personal

    Psicóloga en Madrid especialista en técnicas eficaces para tu bienestar emocional.

Inicio / Blog
¿Quieres llevar el control cuando discutes?

¿Quieres llevar el control cuando discutes?

"Cualquiera puede enfadarse, eso es muy fácil. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y de la forma correcta, eso ciertamente, no resulta tan fácil."   

Aristóteles

 

Yo comparto plenamente esta afirmación.

 

Cada vez somos más capaces de entender, respetar y aceptar las diferentes culturas, sociedades, religiones y costumbres que nos rodean. Afortunadamente, nos estamos dando cuenta de que la integración y el aprendizaje de la diversidad sociocultural que nos rodea promueve nuestro desarrollo personal.

Ahora bien, a veces nos cuesta aceptar que las personas más cercanas, aquellas con las que convivimos y a las que queremos, tengan ideas, comportamientos o actitudes distintas a las nuestras.

Parece que necesitemos que las personas a las que más queremos sean lo más parecidas a nosotras/os a la hora de pensar o de actuar.

La realidad es que no todas las personas vemos las cosas de la misma forma ni desde la misma perspectiva, sino que interpretamos las  situaciones en función de nuestro particular sistema de valores, creencias, expectativas, experiencias…

interpretacion-situaciones

Por lo que es esperable que desde estos diferentes universos puedan surgir conflictos, desencuentros, discusiones. Conflictos que en sí mismos no son negativos, más bien pienso que todo lo contrario; la diversidad de opiniones nos enriquece ya que nos permite ver una misma situación desde perspectivas diferentes.

Pero a veces, al encontrarnos con opiniones contrarias a la nuestras, sentimos que nos atacan y en un intento de defender nuestra estabilidad psicológica respondemos desde el enfado o la ira.

El enfado o la ira son emociones adaptativas y adecuadas para una situación de amenaza. El problema es que una opinión diferente a la nuestra no tiene por qué constituir en sí una amenaza psicológica.

Y es que a menudo los problemas en las relaciones interpersonales no tienen tanto que ver con lo que comunicamos o con lo que estamos diciendo, sino en la forma de hacerlo.  

¿Quieres que una discusión termine en un diálogo constructivo?

Vamos a ver algunas pautas

 

La primera,  la más importante y que a menudo se olvida: El objetivo de una discusión es  llegar a un punto común en la diversidad de opiniones, no es “derribar” al contrario. 

 

Escoge el momento para comenzar a hablar: no te encuentras igual después del cansancio tras una jornada laboral que si estás un contexto o entorno más relajado.

 

Es una situación de conflicto, por tanto afróntalo desde la calma. Sé consciente de tus emociones, cuida tu lenguaje verbal, tu expresión corporal. Si gestionas tus emociones negativas te resultará más fácil controlar la situación.

 

Si la otra persona te increpa, no lleves a lo personal sus reproches o sus críticas, no entres en ese juego: no tiene por qué ser cierto lo que dice son sus pensamientos e interpretaciones posiblemente expresadas desde su dolor. Un posible diálogo para esta situación puede ser “ …que te molesta de….para que me estés…”

 

Si recriminas comportamientos, la otra persona se sentirá atacada y posiblemente actúe a la defensiva y ya sabes: “no hay mejor defensa que un buen ataque”. Hazte escuchar desde tu emoción, que te hagas escuchar desde lo que sientes, desde lo que su actitud o comportamiento moviliza en ti. Esta forma de comunicarte promueve que la otra persona te vea como alguien que siente y que quiere dejar de sufrir, no desde la hostilidad.  Puede ser útil que digas: “…cuando tú….yo me siento…”

 

Lo que está teniendo lugar es un proceso de diálogo (quizá más “acalorado” que otros), por tanto escucha lo que la otra persona te está diciendo; asegúrate no sólo de que entiendes su punto de vista, sino también haz llegar a la otra persona que está siendo escuchada con atención y desde el respeto a lo que dice, piensa y siente.

 

A veces nos dejamos llevar por el enfado de las palabras y sacamos de nuestra mochila otros  los asuntos pendientes. Debate, discute un tema cada vez, no varios de golpe.

 

Y cuando se finalice llega a conclusiones y, desde actitudes asertivas, trabaja para  acordar cambios y comprometerse con ellos.

 

pautas-psicologicas 

Sí ya sé lo que estáis pensando, “qué fácil es decirlo, pero…”. No, lo fácil es dejarnos llevar por el torrente emocional del enfado. Lo fácil, lo habitual, no siempre es lo mejor ni lo más adecuado.

Merece la pena que hagas por cambiar algunas costumbres; sobre todo si éstas nos duelen.

Os animo a que lo intentéis. El desarrollo de éstas, y otras habilidades comunicativas que ya iremos viendo, son muy útiles para resolver problemas de pareja, incrementar la autoestima, reducir niveles de ansiedad. La práctica de estas habilidades sociales repercuten positivamente en el bienestar emocional y en todos los procesos de desarrollo personal.

.

 Imágenes: Pixabay

logo empresa
logo madrid
logo verde
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con funcionalidades analáticas para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies.

Uso de cookies
logo fb logo linkedin logo google+ logo instagram

Contacto

Centro de Psicología Mª José González

C/ Gran Vía nº 40, 7º- 4ª (28013 Madrid)

Teléfono: 678 00 16 30

Psicólogos Madrid Centro


2016 © psicologosmadridmj.com

Aviso legal | Política de privacidad |
Política de Cookies

Diseño Web :: InternacionalWeb.com