“Una noche estrellada, un anciano de la tribu de los Cherokee estaba hablando con sus nietos y les dijo:

– Hay una lucha dentro de mí. Una lucha terrible entre dos lobos.

Uno de ellos representa el miedo, el tú no puedes, el no lo intentes.

El otro lobo representa la aceptación, el creer en mí mismo, el amor.

¿Cuál creéis que va a ganar? – Les pregunta.

Durante unos segundos los nietos se quedaron en silencio, pensando, sin pronunciar palabra. Por fin, uno de ellos preguntó:

– ¿Cuál, abuelo?


El anciano le sonrió calmadamente y respondió:

– Aquél que yo decida alimentar.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar