Todos hemos oído con frecuencia el término «primeros auxilios» y lo relacionamos directamente con el acto de socorrer a alguien físicamente ante un estado de emergencia. Sin embargo también existe otro tipo de ayuda denominada «primeros auxilios psicológicos» que también es muy necesaria ante determinadas situaciones.

En este post vamos a analizar en qué consisten los primeros auxilios psicológicos y cuál es su protocolo de aplicación. También analizaremos la figura del psicólogo de urgencias o emergencias y veremos el importante papel que desempeña en estos casos para la recuperación de los afectados, sus familias y los testigos.

 

Definición de primeros auxilios psicológicos

Los primeros auxilios psicológicos se definen como una intervención de tipo psicológico en un momento de crisis o emergencia. En este sentido se trata de una ayuda inmediata y breve para apoyar a la persona y rescatarla del momento de angustia en que se encuentra. Todo ello con el objetivo de volver a establecer su estabilidad emocional y atención.

Una de las claves de su éxito consiste en la aplicación inmediata después del hecho traumático (accidente, mala noticia, etc.) y posteriormente hacer un seguimiento de la persona durante 72 horas.

Los primeros auxilios psicológicos tienen un doble objetivo:

  • A corto plazo y de manera inmediata buscan reducir el nivel de estrés o ansiedad producido después del hecho traumático
  • A medio y largo plazo se pretente que no quedan secuelas después del evento traumático.

 

¿Cuál es la sintomatología de la persona afectada?

Los cuadros de ansiedad suelen ser el primer síntoma de las personas que se ven afectadas por estas situaciones. En este sentido es normal observar respuestas emocionales confusas junto a miedo e incredulidad ante lo que está sucediendo.

Como mecanismo de defensa para desvincularse de la realidad, la mente de algunas personas se bloquea y entra en estado de shock. 

Otro síntoma muy común, sobre todo entre los supervivientes de catástrofes, es el sentimiento de culpa que puede derivar en el síndrome del superviviente. Esta condición mental ocurre cuando el superviviente percibe que ha hecho mal al sobrevivir a un evento traumático cuando otros no lo han hecho.

 

Forma de aplicación de los primeros auxilios psicológicos

A la hora de aplicarlos es importante transmitir calma para que la persona afectada vuelva a experimentar un estado de serenidad. No hay que profundizar en lo ocurrido si la persona no está preparada para hablar. En este sentido es necesario tener paciencia y darle la oportunidad de abrirse cuando lo necesite.

El lenguaje empleado debe ser tranquilo y calmado. La persona debe sentir que comprendemos perfectamente las emociones y la situación por las que está atravesando. El tono empleado debe ser pausado pero sin dramatizar y en todo momento hay que mostrar empatía y respeto por lo que la persona está viviendo y sintiendo.

Es importante tratar a la persona afectada de forma cercana y no como si fuera una extraña. También se debe permitir que la persona grite y llore si siente que lo necesita. En este sentido también es importante respetar el estado en el que se encuentra la persona y no acelerar el proceso para que se recupere lo más rápido posible.

 

El papel del psicólogo de urgencias o emergencias

Cuando ocurre algún tipo de catástrofe o accidente, es común que al lugar de los hechos acudan ambulancias, bomberos, personal del SAMUR, etc. Sin embargo también es muy importante la asistencia de un tipo de profesional que muchas veces aparece desapercibido, hablamos del psicólogo de urgencias.

El psícólogo de urgencias o emergencias es la persona encargada de la aplicación de los primeros auxilios psicológicos ante una situación de emergencia. Estos profesionales se desplazan al lugar del los hechos y tratan de normalizar la vida en estos escenarios. Las situaciones más comunes en las que participan estos profesionales suelen ser los desastres naturales, guerras y accidentes. 

Sin embargo su función no se limita únicamente a las catástrofes, también es muy necesaria su labor ante otro tipo de situaciones menos llamativas como pueden ser un intento de suicidio o incluso una situación de abusos.

No todos los psicólogos están preparados para lidiar con este tipo de situaciones, por esta razón existe un gran componente de vocación a la hora de decantarse por esta especialización. Es muy importante que el profesional de esta especialidad esté preparado emocional y psicológicamente para hacer frente a cualquier tipo de situación.

El carácter de urgencia de la situación también requiere que el psicólogo de emergencias sepa muy bien cómo emplear y distribuir su tiempo y recursos. Es frecuente que ante un evento de estas características sean varias las personas que necesiten este tipo de ayuda y por esta razón el psicólogo debe aprender a priorizar.

También es frecuente que el psicólogo de emergencias acabe prestando ayuda a otros profesionales del servicio de atención como pueden ser policías, bomberos o médicos.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Psicóloga en Madrid Mª José González

Autoestima, Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4

Madrid

28013

+34 678 00 16 30