Pide cita

678 00 16 30

1ª consulta gratuita


C/ Gran vía, 40 planta 7ª Oficina.4 - 28013 Madrid

  • Salud Emocional

  • Pareja

    Tratamientos psicológicos eficaces

  • Desarrollo Personal

Inicio / Blog
Me quiere, no me quiere…

Me quiere, no me quiere…

Todas las relaciones tienen sus altibajos, a menudo consideramos que pasar una mala racha es normal y que tarde o temprano ésta acabará, a menudo no nos damos cuenta de que llevamos meses o años sin observar señales de mejoría.

Determinar con precisión cuando nuestra relación ha finalizado nos suele resultar muy complicado. Muchas historias permanecen mucho más tiempo del que deberían. Convivimos con el fantasma del amor, con su recuerdo, con una idea falsificada de lo que es el afecto, con vagos sentimientos de culpa. Nuestra relación se había desintegrado hace tiempo, nuestros amigos y personas de nuestro entorno ya se habían dado cuenta. Nosotros, los últimos en enterarnos ¿Por qué pasamos tanto tiempo antes de tomar la decisión? Las personas no solo tropezamos dos veces en la misma piedra, sino que a menudo la guardamos en nuestra mochila y cargamos con ella a nuestra espalda. Hace poco volví a leer el cuento de J.Bucay “La princesa que buscaba marido” y me hizo recordar uno de los síntomas inequívocos que indican que nuestra relación, cualquier clase de relación, está en apuros o ya ha dejado de existir.

“Había una vez una princesa, que quería encontrar un esposo digno de ella, que la amase verdaderamente. Para lo cual puso una condición: elegiría marido entre todos los que fueran capaces de estar 365 días al lado del muro del palacio donde ella vivía, sin separarse ni un solo día. Se presentaron centenares, miles de pretendientes a la corona real. Pero claro al primer frío la mitad se fue, cuando empezaron los calores se fue la mitad de la otra mitad, cuando empezaron a gastarse los cojines y se terminó la comida, la mitad de la mitad de la mitad, también se fue.

Habían empezado el primero de enero. Cuando entró diciembre, empezaron de nuevo los fríos, y solamente quedó un joven. Todos los demás se habían ido, cansados, aburridos, pensando que ningún amor valía la pena. Solamente éste joven que había adorado a la princesa desde siempre, estaba allí, anclado en esa pared y ese muro, esperando pacientemente que pasaran los 365 días.

La princesa que había despreciado a todos, cuando vio que este muchacho se quedaba empezó a mirarlo, pensando, que quizás ese hombre la quisiera de verdad. Lo había espiado en Octubre, había pasado frente a él en Noviembre, y en Diciembre. Disfrazada de campesina le había dejado un poco de agua y un poco de comida, le había visto los ojos y se había dado cuenta de su mirada sincera. Entonces le había dicho al rey: – Padre creo que finalmente vas a tener un casamiento, y que por fin vas a tener nietos, este es el hombre que de verdad me quiere.

El rey se había puesto contento y comenzó a prepararlo todo. La ceremonia, el banquete e incluso, le hizo saber al joven, a través de la guardia, que el primero de Enero, cuando se cumplieran los 365 días, lo esperaba en el palacio porque quería hablar con él. Todo estaba preparado, el pueblo estaba contento, todo el mundo esperaba ansiosamente el primero de Enero. El 31 de Diciembre, el día después de haber pasado las 364 noches y los 365 días allí, el joven se levantó del muro y se marchó. Fue hasta su casa y fue a ver a su madre, y ésta le dijo:

– Hijo querías tanto a la princesa, estuviste allí 364 noches, 365 días y el último día te fuiste. ¿Qué pasó?, ¿No pudiste aguantar un día más?

Y el hijo contestó:

– ¿Sabes madre? Me enteré que me había visto, me enteré que me había elegido, me enteré que le había dicho a su padre que se iba a casar conmigo y, a pesar de eso, no fue capaz de evitarme una sola noche de dolor, pudiendo hacerlo, no me evitó una sola noche de sufrimiento. Alguien que no es capaz de evitarte una noche de sufrimiento no merece de mi Amor, ¿verdad madre?

Cuando estás en una relación, y te das cuenta de que pudiendo evitarte una mínima parte de sufrimiento, el otro no lo hace, es porque todo se ha terminado.”

Un cuento de Jorge Bucay.

logo empresa
logo madrid
logo verde
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con funcionalidades analáticas para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies.

Uso de cookies
logo fb logo linkedin logo google+