Estrés

El estrés es el conjunto de respuestas  fisiológicas y psicológicas que pone en marcha nuestro organismo para afrontar las presiones a las que se siente sometido.

Los 3 tipos de estrés: el bueno el feo y el malo 

Hay tres tipos de estrés el bueno, el feo y el malo que dependen de como evalúas la situación. En este artículo te muestro como puedes gestionar tu estrés.

El estrés suele ser consecuencia de determinados procesos mentales: surge a causa de cómo evaluamos la situación que tenemos que afrontar. Es decir, el que definas una situación como estresante depende más de como la interpretes, y de los recursos que consideres tienes para afrontarla que la situación en sí misma percibida desde un punto de vista objetivo.

La respuesta de estrés es necesaria y adaptativa, pero cuando se prolonga o intensifica en el tiempo, la salud, el desempeño académico o profesional e incluso las relaciones personales o de pareja se pueden ver afectadas.

La gestión del estrés a veces es complicada, ya que existen tres tipos y cada uno con sus propias características, síntomas y duración.

El estrés bueno (eustrés)

 

El estrés bueno, eustrés, es el estrés adaptativo, el que te estimula cuando tienes que enfrentarte a un problema y permite que respondas a la situación de forma eficaz y adecuada. Es el estrés sano, el que te ayuda a superar las dificultades. A crecer.

Se activa cuando consideras que dispones las herramientas psicológicas suficientes y adecuadas con las que afrontar de manera adecuada la situación en la que estás. 

El estrés malo (distrés)

 

Este tipo de estrés, el malo (distrés) surge cuando sientes que solo un estado de alerta y esfuerzo te garantiza el éxito en las demandas que te exige en ese momento tu vida.

Este estrés provoca un exceso de esfuerzo en relación a los resultados y suele ser causa de un desajuste entre la valoración de los recursos y la situación real de amenaza.

Bajo la influencia del distrés asumes excesivas responsabilidades, tienes una sensación de inseguridad constante… tu mundo se convierte en un lugar poco gratificante donde lo peor siempre está por suceder.

Las señales más características de este tipo de estrés son:

  • En el área emocional: ansiedad, miedo, confusión.
  • En el área cognitiva: dificultad para concentrarse, pensamientos repetitivos, autocrítica negativa, olvidos, preocupación por el futuro, negatividad…
  • En el área conductual: Irritabilidad, brusquedad en las relaciones sociales, llanto frecuente, aumento del consumo de tabaco, alcohol…
  • En el área física: tensión muscular, dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, malestar estomacal, fatiga, infecciones, palpitaciones, respiración agitada

 

 

El estrés feo (exoestrés)

 

El estrés feo, exoestrés, surge cuando mantienes en tu presente emocional experiencias dolorosas que has sufrido en el pasado, cuando vives de manera continuada y durante un largo tiempo bajo situación de presión o alta exigencia…

Este tipo de estrés hace que generes una visión del mundo excesivamente amenazante y agresiva, abandones la búsqueda de soluciones y consideres normal vivir bajo sintiendo un sufrimiento emocional constante.

Algunas píldoras para gestionar el estrés

Es importante que te tomes un tiempo para observar la situación antes de reaccionar. Este “alejamiento” te ayuda a responder y no a reaccionar. Aísla los verdaderos problemas de los que no lo son. ¿Puedes y quieres resolverlos? No sirve de nada que agotes tus energías en batallas que realmente no te merecen la pena

Tomate un tiempo para contestarte: ¿Cuánta importancia real tiene esta situación para mí?, ¿tengo capacidad para actuar frente a ella?

Cuida cosas tan sencillas como las pequeñas rutinas: el tiempo para el sueño, el descanso, la higiene o la alimentación te permiten tomar el control de tu propia vida. Con ello incrementas tu seguridad y confianza para solucionar los problemas, porque tendrás la sensación de tener control sobre ellos.

Vivir bajo una situación de estrés agota el organismo. Regálate momentos de descanso, permítete el tiempo necesario para que tus energías se restituyan; el problema así quizá no se haya solucionado pero renovarás tu energía y estarás a punto para para relacionarte de forma más saludable con él.

No tiene sentido preocuparse por las cosas sobre las que no tienes control, y si tienes el control, no te preocupes y haz algo al respecto.

Ponte en contacto conmigo si quieres aprender a desarrollar estrategias para hacer frente a esta emoción. 

Ponte en contacto conmigo

Si quieres pedir una cita para resolver tu problema o simplemente tienes cualquier duda al respecto, puedes ponerte en contacto conmigo de varias formas:

Llámame por teléfono, es más directo y te atenderé personalmente. Si lo prefieres puedes enviarme un e-mail por medio del siguiente formulario y te responderé a la máxima brevedad.

+34 678 00 16 30

Horario de atención telefónica:

De lunes a viernes de 9:30 a 21:00 horas.

Horario de Consulta:

De lunes a viernes de 9:00 a 21:00 horas.

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4, 28013 Madrid

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable del tratamiento: MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ DÍAZ.

Fines de tratamiento de los datos: gestión y respuesta a su solicitud o consulta. Remisión de publicidad o promociones de este Gabinete.

Derechos: acceso, rectificación, oposición, supresión o borrado en su caso, portabilidad y limitación del tratamiento, mediante un escrito ante el responsable del tratamiento a la siguiente dirección: Gran Vía 40, Pl. 7, Of. 4 de Madrid 28014, Tel: 678001630,

E-mail: info@psicologosmadridmj.com. Tiene derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control. Información restante sobre protección de datos accesible en www.psicologosmadridmj.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies