En este artículo te mostraré una serie de ejercicios potentes para ayudarte a desarrollar tu autoestima.

 

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la capacidad de aprecio y consideración que sentimos por nuestras cualidades. Son los sentimientos y pensamientos que generamos y con los que evaluamos nuestra competencia y valía personal. También, y fundamentalmente, es la capacidad de, al sentirnos como personas valiosas, querernos y cuidarnos, y, desde esa actitud, comprendernos y aceptarnos sin enjuiciarnos.

Nuestra autoestima se va desarrollando a lo largo de nuestra vida en función de cómo nos valoran las demás personas y de cómo consideramos nuestra propia actitud y comportamiento.

Una persona con la autoestima alta normalmente tiene facilidad para emprender relaciones interpersonales al tiempo que posee una actitud positiva de trabajo para lograr sus objetivos. Suelen ser personas independientes y flexibles, y que disfrutan con los nuevos retos, lo que hace que incremente su creatividad.

Las personas con baja autoestima, en cambio, no tienen confianza en sus fortalezas. Esto hace que difícilmente logren los objetivos que se proponen, y que tengan escasas habilidades sociales, lo que hace que ante un conflicto adopten una actitud de sumisión o de agresividad. Es habitual que tengan sentimientos de culpabilidad, o que no sean capaces de hacer críticas constructivas.

 

¿Es posible desarrollar tu autoestima?

Podemos ir trabajando para desarrollar nuestra autoestima:comienza por escuchar tu diálogo interno. Lo habitual en personas con la autoestima baja es que llenen sus pensamientos de contenidos negativos, de ideas muy generales creadas normalmente a partir de situaciones concretas.

Es importante que te des cuenta de cuál es tu diálogo interno, pues es lo que determina en gran medida lo que sientes y lo que haces. Prueba a permitirte fallar y equivocarte, y sobre todo, acepta las críticas desde la perspectiva del aprendizaje

Piensa que es innecesario compararte con los demás, y también lo es buscar su aprobación: plantéate tus propios objetivos y enorgullécete de tus resultados, eres especial por tus fortalezas y debilidades. La autoestima positiva se ejercita.

Dirígete hacia ti desde el respeto y la amabilidad. Siente el placer por cada pequeño logro conseguido y tendrás fuerzas para llegar al siguiente.

 

 

Ejercicios y técnicas para desarrollar tu autoestima

Ya que hablamos de logros, vamos a ver ahora una serie de ejercicios y técnicas eficaces para desarrollar tu autoestima y que además te ayuden a darte cuenta de tu valía y fortaleza personal.

 

1. Fortalece tu autoestima: El árbol de los logros

El árbol de los logros es una técnica simple que te permitirá reflexionar sobre tus logros y cualidades positivas, analizar la imagen que tienes de ti misma/o y centrarte en las partes positivas. Con esta técnica podrás evaluar en un momento tu nivel de autoestima, ya que ilustra muy bien tu estado de ánimo. Lo único que necesitas es un bolígrafo y unas cuartillas de papel.

El ejercicio consiste en una reflexión sobre tus capacidades, cualidades positivas y logros que has desarrollado desde tu infancia y a lo largo de toda tu vida. Debes tomártelo con calma y dedicarle al menos una hora para poder descubrir todo lo positivo que hay en ti.

Lo primero que debes hacer es elaborar una lista de todos tus valores positivos, ya sean cualidades personales (paciencia, valor…), sociales (simpatía, capacidad de escucha…), intelectuales (memoria, razonamiento…) o físicas (atractivo, agilidad…). Intenta hacer una lista lo más larga posible tomándote todo el tiempo que necesites.

Una vez acabada la primera lista, elabora otra con todos los logros que hayas conseguido en la vida. Da igual si esos logros son grandes o pequeños, lo importante es que tú sientas orgullo por haberlos conseguido. Al igual que antes, reflexiona y apunta todos los que puedas.

Cuando ya tengas las dos listas, dibuja tu “árbol de los logros”. Haz un dibujo grande, que ocupe toda la hoja y dibuja las raíces, las ramas y los frutos. Haz raíces y frutos de diferentes tamaños. En cada una de las raíces debes ir colocando cada uno de tus valores positivos (los que apuntaste en la primera lista). Si consideras que ese valor es muy importante y te ha servido para lograr grandes metas, colócalo en una raíz gruesa. Si por el contrario no ha tenido mucha influencia, colócalo en una de las pequeñas.

En los frutos ve colocando de la misma manera tus logros (los que hayas apuntado en la segunda lista). Pondrás tus logros más importantes en los frutos grandes y los menos relevantes en los pequeños.

Una vez que lo tengas acabado, contémplalo y reflexiona sobre él. Es posible que te sorprenda la cantidad de cualidades que tienes y todas las cosas importantes que has conseguido en la vida. Si quieres, puedes enseñárselo a alguien de confianza para que te ayude a añadir más raíces y frutos que haya visto en ti y de los que no seas consciente.

Te animo a que hagas este ejercicio para tu autoestima. Sus resultados son inmediatos!! 

 

2. Reconoce tus creencias negativas

Para desarrollar tu autoestima uno de los primeros pasos que debes dar es ser consciente de tu diálogo interior e identificar  las ideas negativas que tienes sobre ti. Frases como: “No sirvo para nada”, “No van a tener en cuenta mi opinión”, “no lo voy a conseguir”… resuenan en la mente de las personas con problemas de autoestima.

Para identificar tus pensamientos negativos pueden servirte de guía  contestar a estas preguntas:  

  • ¿Cómo te describes?
  • ¿Qué te gustaría mejorar de ti?
  • ¿Cuáles, según tu opinión, son tus puntos débiles?
  • ¿Qué cosas negativas crees que los demás piensan de ti?
  • ¿Cuáles son los pensamientos negativos que tienes con más frecuencia?

 

3. Mírate con amabilidad

Puedes hacerlo de diferentes maneras, pero para empezar te sugiero practiques con este sencillo ejercicio:

Haz un listado de aquello que te gusta de ti, como por ejemplo:

  • La característica física que más te guste de ti, por ejemplo: “tengo unos bonitos ojos”
  • La característica psicológica que consideres más valiosa en tí, por ejemplo: “tengo empatía”
  • Acciones positivas, por ejemplo: “me gusta ayudar”
  • Habilidades que te reconoces, por ejemplo: “soy paciente”.

Tómate tu tiempo, haz la lista durante varios días y sorpréndete encontrando cualidades tuyas que ignorabas.

 

4. Proponte retos que puedas conseguir

Comienza con algo pequeño pero que tenga sentido para ti. Cuenta a alguien tu reto y cuando lo hayas logrado, acepta sus alabanzas. Luego establece otro reto un poco más difícil y ten en cuenta que es muy importante a la hora de proponerte objetivos que éstos sean realistas.

Recibe con alegría los elogios y comentarios positivos que otras personas hagan de ti. Recibe con agradecimiento la retroalimentación positiva que recibas porque sin duda te la mereces. Así, sin más.

 

5. Utiliza la asertividad

La comunicación asertiva te ayuda a ganar confianza en ti. Llena tus pulmones de aire, levanta tu barbilla, estírate, utiliza el espacio que tu cuerpo se merece y necesita: Esta actitud corporal te ayudará a comportarte de manera más sólida

Utiliza el NO. No digas que sí a cosas que no quieres hacer, especialmente cuando sientes que se están aprovechando de ti. Recuerda: cuando dices “sí” a lo que no quieres hacer, te estás diciendo “no” a ti.

 

6. Relaciónate con personas asertivas

Aléjate de las personas tóxicas que estimulan tus creencias negativas, las personas que te critican o cuestionan socavan profundamente tu autoestima. Rodéate de personas con las que te sientas bien, que te escuchen, que te valoren. Que te ayuden a crecer.

 

7. Potencia tus logros

Pon en valor todo lo que has logrado en tu vida. Y cuando digo todo, es todo. ¿Sabes cocinar, te gusta leer, haces ejercicio, conduces bien, tienes habilidad manual…?

Las cosas cotidianas que das por sentado, también son logros. ¿Pagas tus facturas, te ocupas de la educación de tus hijos, eres puntual…?

Ten en cuenta todo lo que has logrado en tu vida. No vayas en busca de la perfección ni intentes agradar a todo el mundo, es la mayor trampa para tu autoestima. En su lugar, y con flexibilidad, intenta alcanzar metas.

 

8. Desarrolla tus aficciones

¿Cuál es tu habilidad natural? ¿Qué has querido hacer y nunca has hecho? ¿Qué has querido intentar y nunca te has atrevido?

Encuentra actividades que no te supongan un esfuerzo excesivo y ve  restaurando tu confianza poco a poco, desde aprender un idioma, cantar, clases de pintura, bailar, hacer puzles, patinar, montar a caballo…

 

9 Sé tu mejor compañía

¿Cuando alguien a quien quieres tiene un mal día, le fallas? No. Seguro que estás más amable, le apoyas, le das tu comprensión, le escuchas…

¿Haces lo mismo contigo cuando tienes un mal día?

Me gustaría que tu respuesta fuera un claro y rotundo “si”.

Deseo que estas pautas te sirvan para desarrollar tu autoestima, recuerda: Tú eres la persona con la que vas a convivir hasta el final de tus días: Quiérete y no trabajes en contra de tu propio bienestar. 

Y sobre todo, haz tuya la siguiente frase: “No hay juicio de valor más importante para el ser humano que la estimación que hace de sí mismo.” – Nathaniel Brandon 

¿Crees que tienes problemas de Autoestima? No lo dudes más y ponte en contacto conmigo para comenzar un tratamiento para la Autoestima.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Psicóloga en Madrid Mª José González

Autoestima, Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4

Madrid

28013

+34 678 00 16 30