Todos sabemos que el ejercicio físico moderado proporciona una serie de beneficios a nivel psicológico, físico e incluso social, contribuyendo al bienestar general de personas de cualquier edad.

En este artículo vamos a ver en detalle cuáles son esos beneficios y qué podemos hacer para convertir el ejercicio físico en algo habitual en nuestras vidas.

 

Beneficios del ejercico físico

Los beneficios de hacer ejercicio podemos dividirlos entre físicos y psicológicos.

 

Beneficios físicos

Como comentábamos, los beneficios físicos son prácticamente ilimitados. Desde aumentar nuestra esperanza de vida y protegernos de enfermedades crónicas relacionadas con el corazón hasta prevenir la hipertensión, la diabetes, el cáncer de colon o la osteoporosis.

Además de lo anterior también ayuda a regular el peso corporal preveniendo la obesidad y ayudando a metabolizar las grasas y los carbohidratos.

 

Beneficios psicológicos

Quizá los beneficios psicológicos sean algo menos conocidos a nivel general, pero no por ello son menos importantes.

Se ha demostrado que la actividad física tiene efectos favorables tanto a corto como a largo y ayuda al bienestar emocional de personas con ansiedad y depresión.

 

¿De qué depende que la actividad física se convierta en un hábito?

Existen una serie de factores que ayudarán con mayor probabilidad a que la actividad física sea iniciada y mantenida:

 

Percibe un beneficio en la actividad

Es importante que la persona que lleva a a cabo la actividad sea consciente y perciba que la práctica esa actividad física le está generando un beneficio. Como ejemplo podemos señalar a alguien que poco a poco va viendo cómo va perdiendo peso y eso le supone una motivación extra para seguir practicando deporte.

Otras personas pueden ver el beneficio en el hecho de socializar y poder hablar con otras personas mientras lo practican.

 

La actividad es agradable

No todo el mundo se siente igual de cómodo con determinadas actividades. Por ejemplo hay personas que prefieren correr y sin embargo otras se aburren muchísimo con la carrera continua y prefieren practicar la natación.

Es importante detectar cuál es el deporte que te genera mayor comodidad, de lo contrario es fácil que abandones un deporte que no es el tuyo.

Anímate y prueba distintos deportes hasta dar con ese que hace que esperes con ansia la hora de practicarlo.

 

La persona se siente competente

Esto depende un poco de cada persona ya que el hecho de practicar deporte, independientemente de los resultados a nivel competitivo, suele ser suficiente para muchas personas.

Sin embargo cuando alguien no solo disfruta practicando deporte sino que además siente que cada vez lo hace mejor y va progresando, es fácil que mantenga el hábito.

 

Se siente segura realizando la actividad

Todos sabemos que hay deportes más arriesgados que otros y no todas las personas toleramos el riesgo de igual forma. Es importante que el deporte que elijas se encuentre dentro de los límites de tu tolerancia al riesgo. De lo contrario al practicarlo puedes generar cierto estrés que te lleve a abandonarlo a largo plazo.

 

La actividad encaja dentro de su horario y disponibilidad

Esto puedo resultar una obviedad pero algunas personas se involucran en actividades que cuesta mucho integrar dentro de su ritmo y estilo de vida habituales.

Como ejemplo podemos señalar a alguien que se apunta a un gimnasio que está muy alejado de su hogar o que solo puede ir por la noche después del trabajo cuando sale muy cansado. Ante estas condiciones, es dificil que la asistencia al gimnasio se convierta en un hábito.

 

La actividad no genera consecuencias negativas

Las consecuencias negativas pueden venir en forma de lesiones, o incluso discusiones familiares cuando se dedica demasiado tiempo a realizarlo.

 

La actividad no genera costes que no está dispuesto a asumir

Cuando hablamos de costes nos referimos tanto a costes económicos como sociales. Hoy en día existe un amplio abanico de modalidades deportivas al alcance de cualquier bolsillo, desde gimnasios «low cost» hasta clases individualizadas y personalizadas con entrenadores personales.

Es importante que la inversión económica que hagamos en desarrollar la actividad no nos suponga un perjuicio a nuestro bolsillo, de lo contrario acabaremos abandonándola.

Además del tema del dinero, también es importante el coste social. Lo normal, salvo que seas un profesional, es que practiques deporte fuera del horario laboral, es decir, en tu tiempo libre. Debes aprender a organizar tu tiempo para que la práctica deportiva no ocupe todo tu tiempo y apenas te quede espacio para ver a la familia o quedar con algún amigo.

Es importante tener todos estos factores en cuenta para que la habituación al deporte y al ejercicio físico se convierta en una realidad.

Es normal que al principio necesites cierta fuerza de voluntad para comenzar a practicarlo, pero con el tiempo y teniendo en cuenta todos los puntos anteriores, el deporte pasará a formar parte de tu día a día.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies