En este artículo voy a tratar de explicar las diferencias entre el autoconcepto y la autoestima ya que te van a ayudar a  que tengas una idea más clara acerca de cómo piensas de tí, como te relacionas contigo y por lo tanto a conocerte mejor

¿Qué es el Autoconcepto? 

A rasgos generales el autoconcepto es el concepto que tenemos de nosotros mismos.

Se trata de algo que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida como fruto de las experiencias vitales. Es la suma de creencias acerca de nuestras cualidades personales, tanto las que tenemos como las que creemos tener..

El autoconcepto tiene un carácter relacional y comparativo, es decir, sabemos cómo somos en base a la comparación que realizamos frente a los demás.

En este sentido alguien puede pensar sobre sí mismo que es una persona muy trabajadora al comparar  el nivel de esfuerzo y trabajo de las personas que le rodean.

El autoconcepto incluye cualidades conductualesemocionales

¿Qué es la Autoestima?

La autoestima hace referencia a cómo como nos relacionamos con nosotros mismos, cómo nos sentimos en nuestro interior.

Es la valoración que cada persona hace de sí misma y que puede variar a lo largo de un continuo con un extremo muy positivo y otro muy negativo.

La autoestima es un juicio evaluativo y completamente subjetivo sobre nuestra propia competencia y valía personal.

El yo real y el yo ideal como mediadores

La manera en que se relacionan ambos términos consiste en que el autoconcepto nos ofrece información sobre unas determinadas características de nuestra persona .

Esta información puede desencadenar sentimientos y emociones tanto positivas o negativas hacia nosotros mismos que son la autoestima.

Conocer la diferencia entre el autoconcepto y la autoestima es fundamental ya que ambos conceptos están mediados por la distancia que haya entre el yo ideal y el yo real.

En este sentido, cuanta más distancia hay entre lo que somos o creemos que somos (yo real) y lo que nos gustaría ser o creemos que deberíamos ser (yo ideal), la autoestima se verá afectada en un sentido positivo o negativo.

Por lo tanto, la autoestima será menor cuanto mayor distancia haya entre el yo real y el yo ideal. Del mismo modo la autoestima aumentará cuando la distancia entre ambos sea menor.

El papel de los valores y los intereses vitales

Los valores y los intereses vitales también ocupan un lugar muy importante como mediadores.

En este sentido una persona puede tener la creencia objetiva de que no es buena en los deportes (quizá por malas notas continuas en la clase de gimnasia) y sin embargo esto no afecta para nada a su autoestima porque tanto las cosas que valora en su vida como sus intereses vitales no están relacionados con el deporte.

Por el contrario las malas notas en la clase de gimnasia pueden afectar profundamente a la autoestima de un niño que sueña con convertirse en jugador de futbol profesional.

¿Cuales son las diferencias entre Autoestima y Autoconcepto?

El componente emocional y subjetivo de la autoestima hace que no pueda ser traducido a palabras, ya que realmente es una imagen que tenemos sobre nosotros mismos.

Por el contrario el autoconcepto está formado por información y creencias que sí que pueden ser transmitidas a otras personas a través del lenguaje.

Los tipos de memoria que son utilizados en ambos conceptos también son diferentes: Por un lado la autoestima apela a la memoria emocional (memoria implícita) por otro lado, el autoconcepto utiliza la memoria declarativa (memoria explícita) para construir la información.

El autoconcepto no hace juicios de valor, simplemente presenta la información tal y como es percibida. Por el contrario, la autoestima sí que se mueve a lo largo de un continuo con polos positivo y negativo.

Alguien puede tener la creencia objetiva de que no se le da bien hablar en público (autoconcepto) y esto le genera sentimientos negativos acerca de su valía (autoestima).

Cómo mejorar tu autoestima

A continuación te dejo algunas pautas  que te van a ayudar a mejorar tu autoestima:

Evita las generalizaciones: Trata de evitar juicios generalistas a la hora de valorar negativamente aspectos de tu persona. Frases como “yo siempre…” o “yo nunca…” pueden ser matizadas mediante el lenguaje para dejar espacio a otras posibilidades más realistas.

Sé flexible: Cualquier fracaso puede convertirse en una gran oportunidad de aprendizaje para mejorar y seguir creciendo como persona. Debes comprender que los tropiezos forman parte del camino y aprender a disfrutar de todo el proceso.

Celebra tus triunfos: Las personas con baja autoestima tienden a atribuir los logros a factores externos (como por ejemplo la suerte), mientras que atribuyen los fracasos a aspectos internos de su personalidad. En este sentido es importante aprender a experimentar con alegría los acontecimientos positivos de la vida sin restarles mérito ni infravalorarlos.

Si quieres aprender más técnicas y herramientas para aumentar tu autoestima, puedes hacerlo leyendo los siguientes artículos:

Prácticas para desarrollar tu autoestima

Ejercicios para fortalecer tu autoestima

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Psicóloga en Madrid Mª José González

Autoestima, Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4

Madrid

28013

+34 678 00 16 30