Las habilidades sociales son una serie de aptitudes aprendidas que nos ayudan a relacionarnos de manera adecuada con las personas que nos rodean. Las habilidades sociales pueden ser tanto verbales como no verbales.

Podríamos decir que desarrollar unas buenas habilidades sociales es un arte en sí mismo que requiere práctica y constancia.

 

¿Para qué sirven las habilidades sociales?

Nos sirven para conseguir cualquier objetivo que requiera de la interacción y comunicación con otras personas. También nos ayudan a defender nuestros derechos además de ser un vehículo perfecto para expresar nuestros deseos, emociones y sentimientos.

En ocasiones, sentimientos de inseguridad o inferioridad nos pueden alejar de situaciones que serían muy provechosas para nuestro desarrollo y crecimiento como seres humanos. En este sentido, las habilidades sociales también sirven para aportarnos seguridad ante situaciones nuevas o desconocidas.

 

¿Cuáles son las habilidades sociales básicas?

Hacer una enumeración de las distintas habilidades sociales es una tarea bastante complicada, ya que cualquier circunstancia que mejore nuestra capacidad de relacionarnos y comunicarnos con los demás puede ser catalogada como una habilidad social. No obstante, en el siguiente listado vamos a destacar las habilidades sociales más importantes y básicas que todos deberíamos dominar en mayor o menor medida.

 

Saber cómo iniciar, mantener y finalizar las conversaciones

Es importante saber cómo manejar los «tiempos» dentro de una conversación, tanto a la hora de acercarnos a alguien para iniciarla como a la hora de saber escuchar y respetar los turnos de palabra para que la conversación se mantenga fluida.

De igual manera, también es importante es conocer el punto en el que la conversación comienza a llegar a su finalización, y gracias a las claves no verbales podemos ser más conscientes de la llegada de este momento.

 

Dar las gracias

Saber cómo ser agradecidos con las personas que nos rodean es una habilidad social básica que debemos tener muy en cuenta. Olvidar dar las gracias en determinadas situaciones puede ser signo de falta de educación.

 

La asertividad: clave a la hora de relacionarnos

Probablemente la asertividad sea una de las habilidades sociales más importantes de entre todas las que estamos considerando. La asertividad nos permite defender nuestras opiniones, derechos, y puntos de vista pero siempre desde el respeto hacia la persona con la que estamos hablando.

Seguramente habrás comprobado que en algunas ocasiones parece como si algunas personas perdiesen la razón simplemente por la manera poco asertiva que tienen de decir las cosas. Por esta razón, al desarrollar la asertividad podemos encontrar el punto de equilibrio necesario para que nuestro mensaje no suene demasiado agresivo ni demasiado frágil.

 

Saber disculparte

Algunas personas saben que han dicho o hecho algo que merece una disculpa y sin embargo prefieren omitirla porque no saben cómo ni cuándo introducirla. Esta manera de actuar magnifica el problema o la ofensa causada porque le transmites a tu interlocutor la creencia de que no te importa lo que acaba de suceder.

Nadie es perfecto, todos nos equivocamos y cuando lo hagamos es importante disculparnos lo antes posible con esa persona.

 

Hacer presentaciones

Tanto cuando te presentas tú mismo como cuando presentas a otras personas. No olvides mencionar ambos nombres en las presentaciones y quizá puntualizar la relación que te une con la nueva persona que estás presentando. De esta manera facilitarás el recuerdo de estos datos entre los nuevos interlocutores.

 

Saber cómo hacer preguntas

Las preguntas dentro de una conversación son una señal inequívoca que le das a tu interlocutor de que estás siguiendo su discurso y te interesa lo que te está contando. Es importante sabér cómo y en qué momento lanzar esa pregunta para no interrumpir de manera brusca lo que te esté diciendo la otra persona en ese momento.

 

¿Cómo podemos mejorar nuestras habilidades sociales?

Como comentábanos anteriormente, las habilidades sociales se pueden aprender y para ello es importante trabajar una serie de áreas de nuestra vida para lograrlo. Estas áreas están relacionas con tu propio interior (desarrollo de la confianza) con tu manera de comunicar (asertividad) y con tu capacidad de ponerte en el lugar de tu interlocutor (empatía).

 

Confianza

El aumento de nuestra confianza y nuestra autoestima es clave para sentirnos más seguros de nosotros mismos y eliminar el miedo que nos pueden dar determinadas situaciones y el temor a decir ciertas cosas.

 

Asertividad

Desarrollar nuestra asertividad es clave para aprender a defender nuestros derechos pero siempre desde el respeto y consideración por quien tenemos enfrente.

 

Empatía

Aprender a ponernos en el lugar del otro e intuir lo que puede pensar y sentir tras escuchar nuestras palabras es clave para la conversación discurra sin barreras ni malentendidos.

Todos podemos tener mayor o menor facilidad para disponer de estas habilidades de manera casi innata. La buena noticia es que, cualquiera que sea tu situación actual, estas habilidades se pueden aprender con la práctica. Si crees que necesitas ayuda para mejorar tus habilidades sociales, no dudes en contactarme.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Psicóloga en Madrid Mª José González

Autoestima, Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad

Calle Gran Vía, 40. Planta 7ª, oficina 4

Madrid

28013

+34 678 00 16 30