Tu  autoestima es uno de los pilares sobre los que se asienta tu bienestar emocional.

La autoestima varía en función de las circunstancias, no es algo que “se tiene o no se tiene”, sino que la desarrollas a lo largo de tu vida.

Tu autoestima es el resultado de la relación que mantienes contigo, es el sumatorio de los sentimientos, actitudes, opiniones, sensaciones que has ido acumulando a lo largo de tu vida.

Necesitas de tu autoestima para encontrar la fuerza con la que lograr tus metas. Cuando afrontas tus problemas con seguridad, competencia e integridad lo haces apoyándote en tu autoestima.

La  “educación social” suele dar más importancia a la crítica, a las malas experiencias, a los mensajes negativos. Y esto conlleva que sea habitual el que le des más valor a lo que no has conseguido, a lo que ha salido mal…

Todos estos mensajes contribuyen a que interioricemos valoraciones negativas sobre nuestra  identidad personal, por lo que antes de comenzar a trabajar en el desarrollo de la autoestima es muy importante que tengas en cuenta cómo es tu:

  •          Auto respeto: ¿Te respetas?, ¿te tratas bien?
  •          Auto concepto: ¿Cómo es la imagen que tienes de ti?
  •          Auto aceptación: ¿Aceptas lo que te gusta o no te gusta de ti?, ¿aceptas lo que puedes cambiar o lo que no?
  •          Auto conocimiento: ¿Conoces tus cualidades y tus defectos?, ¿te apoyas en tus cualidades para mejorar en lo que te propones?

Y ahora te propongo algunos ejercicios que te pueden ayudar a fortalecer tu autoestima:

Ejercicios para fortalecer tu autoestima

¿Cuáles son tus fortalezas? 

Seguro que tienes “grabadas a fuego” tus equivocaciones, las críticas que has recibido, las cosas que no has conseguido. Pero, ¿tienes presente tus éxitos, los elogios que has recibido?

Tómate tu tiempo, dedica varios días (mínimo una semana) y en varios momentos a anotar en una libreta, física o virtual:

  •          Los elogios que recuerdas haber recibido a lo largo de tu vida.
  •          Tus fortalezas o habilidades.
  •          Tus logros.

Cuando tengas hecha la lista:

Del 1 al 10: ¿Cuánto te crees cada elogio?  ¿Los has puntuado todos con 10? ¿Cambiaría la actitud frente a ti si te los creyeras todos al máximo?

¿Qué dicen de ti tus fortalezas? ¿Qué recursos te aportan cada una de ellas?

¿Qué dicen de ti tus logros conseguidos? ¿Qué habilidades te aportan?

Y ahora lo mejor: Resume en un papel tus habilidades, tus recursos y tus valores y colócalo en un lugar donde lo puedas ver con frecuencia.

Caja de regalos

En este caso tienes que hacer una lista de cosas cotidianas que puedes hacer por ti. Vale todo lo que implique mimarte, cuidarte, cualquier cosa que te provoque bienestar.

Haz una lista lo más larga posible, que no sean cosas importantes ni grandes, sino cotidianas y fáciles de hacer: dedicar un tiempo a escuchar un disco, sentarte a tomar el sol, darte un baño de espuma, preparar una comida que te gusta….

Tiene que ser una lista muy larga. Y ahora escribe cada una de estas actividades en un papel doblado, si los papeles son de diferentes colores mejor, y ponlos en una caja o bote personalizado.

Y cada mañana debes sacar un papel. Y ese día te darás el regalo que te haya tocado. Y así todos los días. No tires “tus regalos”, guárdalos para volver a empezar y por supuesto ¡vete anotando todos los nuevos regalos que se te vayan ocurriendo!

Mírate a los ojos

Frente al espejo, o hablando hacia ti, o pensando en ti. Has de dedicarte cada día una afirmación positiva. Al principio te parecerá raro, casi ridículo. Atrévete.

Este es  un ejercicio muy potente para cambiar el ruido interior de los pensamientos negativos que, por haberte familiarizado con ellos, te parecen normales.

Estas afirmaciones positivas pueden ser las mismas o diferentes, pero siempre tienen que: ser realistas, referirse a ti y estar formuladas en presente.

Algunos ejemplos de afirmaciones pueden ser: Me cuido / Merezco la pena / Consigo mucho de lo que me propongo / Puedo…/ Valgo…/

Desprenderte de aquello que lastra tu vida no es egoísmo, sino un gran paso para tu autoestima

 ¿Te animas a ejercitar tu autoestima? 

Imágenes: Pixabay

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar