¿Quién no se ha enamorado alguna vez y le han dejado? o ¿Quién tenía un interés especial por alguien que no le ha correspondido? Todos hemos sufrido alguna vez un desamor.

Entre las causas más comunes para consultar a un psicólogo o psicoterapeuta está el desamor. Esto es debido a que el desamor duele y cuando algo nos duele nos solemos angustiarnos, frustrarnos enfadarnos… y algunas personas no son capaces de gestionar estas emociones de manera saludable.

A continuación comparto algunas reflexiones, a modo de recomendación, apoyadas en mi experiencia en acompañamiento psicoterapéutico.

 

¿Cómo superar el desamor?

 

Dialogar y despedirnos cara a cara

En la medida de la posible despedirnos siempre nos va ayudar a elaborar el desamor. Hablar con el otro, agradecernos los buenos momentos compartidos es sano y nos ayuda a “soltar” a la persona. Saber los motivos que llevan a la persona a salirse de la relación o a no querer comenzar algo más serio.

Este momento no es un momento para echarnos nada en cara, es un momento para expresar emociones sin juzgar. Es bastante habitual hoy en día dejar relaciones a través del whatsapp o el Facebook y esto complica la elaboración de la despedida y el duelo.

 

Cuando algo se acaba necesitamos elaborar el duelo

Elisabeth Kübler–Ross describe las 5 fases del duelo como: negación, ira, negociación, depresión y aceptación; este el recorrido que se transita para sanar la pérdida de un ser querido.

 

Soltar a la persona, la relación y no contactar

Muchas parejas cuando rompen se “autoengañan” y quedan enganchadas y en contacto a través de las Redes Sociales. Ahora es fácil saber acerca del otro, ¿quién no ha mirado el Facebook o el Instagram de su ex?

Aceptar que el otro quiere seguir con su vida y que no tenemos derecho a seguir en contacto nos ayuda a elaborar antes el desamor. Es muy difícil ser amigo de un ex. Suele haber “intereses ocultos” cuando tratamos de quedar como amigos. En ocasiones (aunque no siempre) suele ser para no romper del todo y, por tanto, no sentir dolor, aunque eso nos impide elaborar el duelo y pasar a la siguiente fase.

 

Saber que vamos a sentir dolor y que también pasará

Estar abierto al amor es estar abierto al dolor. El dolor y la tristeza son parte de la vida y aunque en esta sociedad “positivista” tienen mala prensa, no podemos hacer otra cosa que aceptar dichos sentimientos.

 

Diferenciar el dolor del sufrimiento

Una cosa es el dolor, que es lo natural y normal cuando hemos perdido algo o a alguien que nos importa y otra el sufrimiento. El sufrimiento es provocado con lo que hacemos con lo que nos pasa, los “rollos mentales” que nos contamos: “¡qué mala suerte que tengo! ¡no puedo confiar en nadie! ¡nadie me quiere! ¡nunca voy a poder encontrar el amor! ¡todos/todas son iguales! etc.»

Que nos duela una ruptura es algo normal y adaptativo, sin embargo el sufrimiento es opcional.

 

Superar la dependencia

Muchos desamores tienen que ver más con dependencia que con el amor. A veces no conocemos bien al otro y ya afirmamos que lo amamos, a veces hay cosas importantes (valores, actitudes, etc.) que no nos gustan y sin embargo no hemos querido verlas o las hemos obviado. ¿Para qué hacemos esto? ¿Para no estar solos? De esta manera sólo estamos hipotecando nuestro futuro.

 

Reflexionar y madurar

En ocasiones puede ser beneficioso reflexionar (pero sin obsesionarnos) sobre los motivos que al otro le han llevado a dejar la relación. Quizás podamos aprender algo acerca de nosotros mismos que nos ayude a crecer personalmente, a madurar. Quizás pusiste muchas expectativas, quizás quisiste controlar, quizás no aceptaste a esa persona tal y como era y lo que querías era cambiarla desde el inicio, quizás tienes que aceptar que eliges mal a tus parejas, etcétera.

 

Confiar en la vida, tener paciencia y perspectiva

Muchas veces cuando sentimos el dolor del desamor nos olvidamos de las oportunidades que la vida nos ofrece. Hay muchas personas en este planeta, quizás la persona que salió de tu vida no era la indicada para ti y hay alguien por ahí con quien puedes ser feliz y compartir tu amor.

 

Dejar que pase el tiempo

Puedes dedicarte a lamentarte, a meterte en el sufrimiento, a quejarte de tu mala suerte, a hacerte la víctima… o puedes aprender a mirar con perspectiva, a ver el mundo como un lugar lleno de oportunidades. Hay personas que con el corazón roto se ponen como locas a buscar otro nuevo amor, esto no es amor, esto es dependencia, miedo a la soledad, inseguridad.

Puedes darte el amor que le dabas a la otra persona, puedes tratarte bien, puedes invertir tiempo en conocerte, en quererte y en saber lo que te gusta.

 

Pedir ayuda a un profesional

Hay personas que son más sensibles que otras al rechazo y que ante el desamor se les abren heridas profundas del pasado, son heridas de la infancia, heridas que les conectan con el amor que les faltó de niños.

En dichos casos recomiendo que esas personas consulten con un psicólogo que les ayude a elaborar adecuadamente el duelo por desamor.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies