Pide cita

678 00 16 30

1ª consulta gratuita


C/ Gran vía, 40 planta 7ª Oficina.4 - 28013 Madrid

  • Salud Emocional

  • Pareja

    Tratamientos psicológicos eficaces

  • Desarrollo Personal

Inicio / Blog
Ataque de pánico: Qué es y cómo vivirlo

Ataque de pánico: Qué es y cómo vivirlo

Qué es un ataque de pánico

Estás tranquilamente caminando mientras te diriges a la cita con tu amiga, o en el autobús mientras sólo piensas en llegar a casa y descansar, o cómodamente en la butaca del cine disfrutando de la película que tanto tiempo llevabas esperando que estrenaran, o escuchando un estupendo concierto con tus amig@s, o conduciendo el coche mientras escuchas música, o… y de repente  sientes que te domina un miedo intenso, tienes grandes dificultades para respirar, te mareas, la temperatura de tu cuerpo cambia, tu corazón late de forma desacompasada; sientes que tu cuerpo está fuera de tu control. Y crees que vas a morir, que vas a perder el conocimiento, o que vas a enloquecer

No. No vas a morir, ni a enloquecer: estás sufriendo un ataque de pánico.

El ataque de pánico es una reacción inesperada e incontrolada de ansiedad y miedo muy elevado. El hecho de que se experimente el primer ataque de pánico en una situación habitual y cotidiana, que objetivamente no es amenazante,  provoca  una gran sensación de indefensión y desconcierto que aumenta las probabilidades de que a un ataque de pánico le siga otro en el futuro; esto hace que un 80 % de las personas que experimentan un ataque de pánico vuelven a padecerlo.

face-1013518_960_720

La buena noticia es que los ataques de pánico tienen solución

Para dejar de padecer ataques de pánico, es decir para resolver el trastorno de ansiedad que los provoca, es imprescindible seguir un tratamiento psicológico, que en los casos más severos debe acompañarse de un tratamiento farmacológico. Pero una vez que se ha desencadenado sí puedes seguir una serie de pautas para que ya no vaya a más.

 

Ser consciente de que se está sufriendo un ataque de pánico o ansiedad, poder identificarlo, ayuda a saber cómo actuar en ese momento. Por lo que es muy importante tener claro qué hacer y qué no hacer cuando se viven estas situaciones

 

¿Qué puedes hacer?

Lo primero y fundamental: Debes saber que un ataque de pánico, como máximo, dura entre quince y treinta minutos. Lo peor son los cuatro minutos primeros; durante ese corto pero intenso periodo de tiempo poco o nada podrás hacer por evitarlo.

Y esto es lo que fundamentalmente debes saber: Reconocer que estás frente a un ataque de ansiedad, que lo peor son los primeros cinco minutos, que no te vas a morir porque no es un infarto, que no te vas a ahogar porque sigues respirando, que pronto pasará y buscar, SIN HUIR, un lugar tranquilo donde pasar este tiempo.

stress-1331259_960_720

Porque “va a durar quince minutos, que lo peor es al principio, que no me voy a ahogar, que no es un infarto, que pronto pasará… que es un ataque de ansiedad, que no me voy a morir…que pronto pasará… que ya está pasando….Ya ha pasado”.  La repetición de estos pensamientos, como un mantra, es lo que te va a ayudar a transitar por tu ataque de ansiedad.

Es decir, el no dejarte llevar por tus pensamientos negativos (“voy a enloquecer, no lo soporto”) y el miedo (“voy a morir”)  y asumir que  lo que te está ocurriendo es que tu ansiedad se ha desbordado, es la mejor y más eficaz ayuda para que se reduzca tu nivel de ansiedad.

Cuando ya haya pasado, observa tu respiración. Conecta con ella. Toma aire con tranquilidad por la nariz y expúlsalo lentamente por la boca. Respira. Sólo respira. Consciente y tranquilamente. La respiración tranquila es la señal que envías a tu cerebro de que ya ha pasado todo y que estás bien. Y tu cuerpo volverá a pertenecerte.

 

¿Qué no debes hacer?

Huir. Ante un ataque de pánico se siente la necesidad de escapar de esa situación. Y lo que habitual y equivocadamente se hace es huir del lugar en el que está sucediendo. Si haces esto lo más probable es que termines asociando el lugar con la ansiedad. Muchas fobias (al metro, a los espacios abiertos, etc.) tienen este origen.

Realizar rituales. La ansiedad que se siente en un ataque de pánico reduce por sí misma en un tiempo determinado, no así el trastorno que lo origina. Si asocias la disminución del pánico con la realización de una conducta vas a conseguir esclavizarte a rituales sin sentido ¡que van a aumentar tus niveles de ansiedad!

 

Y para terminar: Muy importante

Los ataques de pánico son la punta del iceberg de un trastorno más profundo de ansiedad, por lo que si llevas si llevas más de un mes padeciéndolos es necesario que acudas a un psicólogo que con la ayuda de un proceso de psicoterapia conecte con la causa de tu ansiedad, te proporcione las herramientas para gestionarla y te libere de ese sufrimiento evitable.

Imágenes: Pixabay

 

dawn-1441651_960_720

logo empresa
logo madrid
logo verde
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con funcionalidades analáticas para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de Cookies.

Uso de cookies
logo fb logo linkedin logo google+