La pandemia mundial por coronavirus que estamos viviendo en estos momentos ha convertido el teletrabajo en una necesidad que han tenido que adoptar muchas empresas. Antes de que el Covid-19 irrumpiera en nuestras vidas, se calcula que en España alrededor de un 5% de personas trabajaban desde casa. Y nos estamos refiriendo a los sectores más tecnológicos, relacionados principalmente con internet.

Sin embargo en estos momentos el teletrabajo ha tenido que ser adoptado forzosamente por un 36% de españoles. A pesar de la gran capacidad de adaptación que tiene el ser humano, existen una serie de puntos a tener en cuenta para que este cambio se produzca de manera equilibrada y no llegue a afectar a la salud trabajadores.

En este artículo vamos a resaltar los principales peligros y problemas del teletrabajo a nivel de salud mental, y propondremos una serie de hábitos, estrategias y herramientas para prevenirlos.

 

¿Cómo nos puede afectar el teletrabajo? Efectos psicológicos

 

Estrés, tensión y agotamiento mental

El hecho de tener «la oficina en casa» puede hacer que algunas personas no sepan organizar su tiempo y como consecuencia nunca «desconecten» del trabajo. Cuando nos teníamos que desplazar a la oficina, el tiempo de trabajo se limitaba a las horas que pasábamos dentro de ella. Y una vez que llegábamos a casa, era el momento de descanso y desconexión.

Sin embargo ahora nuestros espacios de trabajo y descanso se encuentran dentro de las mismas paredes. Esto puede traer consigo la sensación de que nuestra área de descanso, nuestro hogar, ha sido «contaminado» de alguna manera por las responsabilidades laborales. Esto puede incrementar nuestros niveles de estrés laboral y agotamiento mental al no ser capaz de encontrar momentos de descanso como antes.

 

Adicción al trabajo

Seguro que has oido alguna vez el término «workalcoholic» para hacer referencia a una persona adicta al trabajo. Las características innatas de algunas personas las pueden hacer más propensas a este tipo de adicción. Antes de la pandemia, las personas con tendencia a la adicción al trabajo podían controlarla gracias a un horario marcado de asistencia a la oficina o al despacho.

Ahora sin embargo la oficina se encuentra en casa y a una persona con este problema le será más dificil distanciarse de su adicción.

 

Sensación de aislamiento

Muchas personas necesitan el contacto diario con sus compañeros de trabajo como una forma de socializar y de fomentar la pertenencia a la organización. Con el teletrabajo aumenta la sensación de aislamiento y soledad.

 

Miedo a perder el trabajo

El miedo a perder el trabajo puede hacer que algunas personas se sobrecargen en sus funciones provocando un agotamiento tanto físico como mental.

 

Consejos para que el teletrabajo no te afecte psicológicamente

 

Organiza tus horarios

La organización es la pieza fundamental para que el teletrabajo no se convierta en un quebradero de cabeza. Es necesario crear un horario de trabajo y descanso y ceñirnos a él en la medida de lo posible.

Dentro del «horario laboral» también puedes programar pequeños descansos para levantarte de la silla o almorzar algo. Intenta que estos descansos siempre ocurran a la misma hora.

 

Crea un espacio de trabajo confortable

Muchas personas han tenido que convertir un espacio de su casa en una oficina improvisada, ya sea una habitación o un rincón de la cocina o el comedor. No todo el mundo es tan afortunado, sobre todo si tienes hijos, de tener una habitación vacía lista para ser convertida en despacho. Algunas personas tendrán que habilitar su lugar de trabajo dentro de su propio dormitorio o incluso en un rincón del salón.

En cualquier caso, intenta que tu lugar de trabajo disponga de luz natural y cuente con un mobiliario cómodo y adecuado.

 

Organízate a nivel personal

Olvídate de esa idea tan idílica de trabajar en pijama. Cuando te despiertes por la mañana puedes darte una ducha y a continuación ponerte la misma ropa (quizá algo más cómoda) que te pondrías si tuvieras que desplazarte a la oficina.

También es importante que mantengas los hábitos deportivos que tenías antes del confinamiento. Si solías madrugar y hacer algo de deporte antes de ir a trabajar, no hay nada que te impida seguir haciéndolo. Verás cómo empiezas el día con más energía.

 

Cuida tu comunicación

Hoy en día disponemos de múltiples herramientas que nos permiten estar en contacto con nuestros compañeros de trabajo, desde el e-mail, whatsapp o las videollamadas. Imagínate lo distinta que sería toda esta situación si la pandemia hubiera ocurrido hace tan solo 30 años.

También es necesario llegar a un acuerdo con tu pareja para que se produzca una buena integración entre el teletrabajo y la vida familiar. 

Espero que estos consejos te ayuden a adaptarte un poco mejor a esta situación que estamos viviendo. Si crees que necesitas ayuda durante el proceso, no dudes en preguntarme y juntos podremos encontrar una solución a tu problema.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies