Eres un ser social. Necesitas del contacto con los demás para disfrutar de una vida saludable y desarrollarte emocionalmente. Saber comunicarte es básico.  

Las habilidades sociales son las conductas verbales y no verbales que utilizamos al interactuar con otras personas.

Las habilidades sociales se aprenden. Lo fuiste haciendo desde tu nacimiento y las adquiriste en tu infancia a través de la observación de las conductas que veías en los demás. No es una característica genética con la que hayas nacido, sino un aprendizaje que has interiorizado de forma natural y que no recuerdas haber hecho conscientemente. Y como habilidad aprendida que es supone que, aunque quizá con cierto esfuerzo, puedes reaprenderla y desarrollarla adecuadamente.

En este post dedicado al desarrollo de las  habilidades sociales voy a comenzar hablando de las 4 que considero fundamentales

Habilidades Sociales Básicas 

Escucha

La habilidad de escuchar es la fundamental, la más importante. Si quieres conectar con otra persona, tienes que estar presente con ella. Muchas veces estamos más pendientes de nuestros pensamientos, de lo que estamos diciendo o de lo que queremos decir, que de lo que la otra persona nos dice, nos quiere decir o nos está diciendo.

Centra tu atención en “lo que pasa fuera” y escucha. Simplemente escucha lo que dice, cómo lo dice…No juzgues, no dejes que tu mente vuele, no prepares tu respuesta.

Centra tu atención en la persona que está contigo y escucha.

Demuestra que escuchas

¿Te gusta sentir que te escuchan? A las otras personas también.

Lo que marca la diferencia entre el intercambio de información y la comunicación es si la otra persona se siente escuchada por ti o no.

¿Cómo puedes hacerlo? Repite lo que acaba de decir, añade alguna emoción a lo que has escuchado, refleja lo que crees que siente, expresa como te llega lo que te está diciendo, muestra interés, pide más información, solicita aclaraciones, pregunta.

Haz que te escuchen

A menudo nos expresamos de manera objetiva, simplemente enviamos mensajes que informan, solo hablamos.

La comunicación nace cuando ponemos en valor, desde nuestra identidad y la de la otra persona, la conciencia de lo que hemos sentido y observado.  

Utiliza la comunicación emocional. Genera empatía hacia ti, provoca que a la persona que está contigo le interese lo que estás diciendo.

Las emociones son contagiosas, la comunicación emocional permite que los demás te conozcan mejor. Eso no solo genera agrado y simpatía, sino también favorece que los demás empaticen contigo y se pongan en tu piel.

Los cuerpos hablan

La comunicación trasciende lo que dices con tu palabra. Lo verbal, unido a los gestos, las miradas, las posturas, las distancias, es decir el lenguaje no verbal, es lo que da luz a “la presencia” de tu habilidad social en el proceso de comunicación.

La mirada es un gesto comunicativo que puede ser hostil o amigable, sumiso o dominante; la postura corporal indica apertura, rechazo, arrogancia, temor; la voz, su entonación, fluidez, “tempo”, velocidad… todo influye en lo que dices y cómo lo recibe la otra persona

La armonía entre la expresión verbal y no verbal es lo que da coherencia  al proceso comunicativo.

¿Te apetece leer más sobre habilidades sociales? Aquí tienes algunos artículos de mi Blog de Psicologíaque te pueden interesar

Tres claves para disfrutar de tu conversación

¿Empatizan contigo? Utiliza la comunicación emocional

Tu cuerpo habla

Si deseas mejorar tus habilidades sociales o información más detallada, desde mi Centro de Psicología Mª José González te ofrezco atención personalizada y tratamiento a medida de tus necesidades para que disfrutes de tus relaciones personales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies